Islas acústicas

Tratamiento absorbente para control de la reverberación con ISLAS ACÚSTICAS 

ISLAS ACÚSTICAS - ACUSTIART®

La nueva arquitectura está permitiendo la introducción de materiales acústicos que anteriormente estaban muy limitados debido a sus características estéticas. Era difícil hacer encajar productos acústicos absorbentes en ambientes con un alto nivel decorativo. Todo esto se ha resuelto gracias a la nueva gama de productos acústicos, que empresas como Acústica Integral ha introducido en el mercado: ISLAS ACÚSTICAS.

Debemos tener en cuenta, que gracias a los cambios normativos (CTE, DB-HR, nuevas ordenanzas, Ley del ruido, etc), los criterios de control de las características acústicas de los edificios ha cambiado de forma radical, habiendo pasado a formar parte de los parámetros que deben ser controlados, para que la funcionalidad de los diferentes recintos sean adecuados a los diferentes usos de los recintos.
No es lo mismo un recinto destinado al descanso, como un recinto destinado a oficinas, como un recinto destinado a sala de conferencias, o la aplicación para que se haya desarrollado en particular. El control de los parámetros acústicos como son: el tiempo de reverberación, la inteligibilidad de la palabra, el nivel de ruido de fondo, etc; han pasado a ser términos habituales dentro del mundo de la arquitectura, y al igual, que se desarrollan los espacios para hacerlos funcionales, también se piensa en ellos desde un punto de vista acústico.

Si analizamos los factores que influyen en el tiempo de reverberación de los recintos a partir de la fórmula básica de Sabine, podemos extraer conclusiones muy interesantes:

Siendo: 

- V = Volumen del recinto en m³.
- S = Superficie del material en m².
- α = Coeficiente de absorción sonora del material.

Podemos ver  que el tiempo de reverberación es directamente proporcional al volumen del recinto. Esto implica que grandes recintos tendrán tiempos de reverberación, grandes; y recintos pequeños justamente lo contrario. Si pensamos en una catedral, cuando hablamos, observamos como el sonido se ve amplificado por el recinto, y el tiempo que dura el sonido que emitimos en desaparecer es muy largo. Esto implica, por ejemplo, que cuando alguien habla en una catedral y quiere que le entiendan, deberá hablar de forma muy pausada (lenta), para evitar que unas palabras se mezclen con las siguientes y el mensaje se vea distorsionado.

También podemos extraer de la fórmula que tanto la superficie de los materiales que componen el recinto como su capacidad absorbente, hacen que el tiempo de reverberación sea más pequeño, cuanto mayor sean estos factores. Si por ejemplo tenemos una casa vacía, el sonido que tenemos es muy reverberante al estar sin amueblar, pero si lo amueblamos y añadimos, cortinas, sillones, alfombras, etc; el tiempo de reverberación se reduce, debido al volumen que restamos y a la absorción de los materiales que introducimos en la estancia. 

Esto implica que será muy positivo introducir materiales acústicos absorbentes, para controlar el tiempo de reverberación de los recintos, mejorar la inteligibilidad de la palabra y reducir el nivel de ruido de fondo que se produce por efecto de las reflexiones en paredes, suelo y techo.

Otro parámetro muy importante que debemos controlar en los recintos, es la inteligibilidad de la palabra, inteligibilidad de la música, es decir, la conservación del mensaje que queramos transmitir a un receptor. 

Este parámetro se ve muy afectado por múltiples causas. Cuanto mayor sea el tiempo de reverberación, menor será la inteligibilidad de la palabra, peor entendemos.También juega en contra el ruido de fondo de los recintos. Cuanto mayor sea el ruido de fondo, por las causas que sea (mucha gente compartiendo un espacio, sala muy reverberante, ruido de los aires acondicionados, malos aislamientos acústicos, etc.), peor será la inteligibilidad de la palabra, musica, etc.

Es fundamental tener en cuenta que cuando se desarrolla el proyecto de un edificio, debemos estudiar los parámetros acústicos.

"Si no se tienen en cuenta los criterios acústicos en la fase de diseño
de un edificio, se convertirán en problemas endémicos,
que posteriormente podrían ser de muy difícil solución..."


ISLAS ACÚSTICAS - ACUSTIART®
Acústica Integral
lleva desarrollando productos acústicos absorbentes muchos años, y su esfuerzo se centra en poder ofrecer al mercado productos que sean de fácil aplicación (sin costosas obras de reforma) e integración en cualquier ambiente decorativo que se pueda platear. Es por ello que se ha desarrollado la gama de ISLAS ACÚSTICAS, para su aplicación a ambientes arquitectónicos con alto nivel decorativo. La variedad de productos, formas, tamaños y colores, permiten a los despachos de arquitectura disponer de productos de alto nivel técnico y decorativo, que pueden encajar en cualquier tipo de proyecto que se pueda plantear. 
La gama de productos es muy amplia y permiten desarrollar proyectos estándar o diseños a medida:  Acustiart, Acustiart-C, Acustiart-S, Acustiart-DUO, Acustiart-L, Acustiart-P, Acustiart Digital.

Las posibilidades estéticas de estos productos, los hacen ideales para aplicaciones en cualquier situación donde sea necesario el control de la reverberación y garantizar adecuados valores de inteligibilidad, consiguiendo bajos niveles de ruido de fondo generados por efectos de reflexión.

Sus aplicaciones en Salas polivalentes, oficinas, despachos, restaurantes, bares, cafeterías, emisoras de radio, estudios, homecinema, platós de TV, cines, teatros, locales de ensayo, comercios, despachos, museos, salas de exposición, grandes almacenes, hoteles, hospitales, ambulatorios, gimnasios, etc.

Sala Polivalente - ACUSTIART®

Restaurante - ACUSTIART®

Las nuevas tendencias en edificación hacen adecuado el uso en de las islas acústicas como parte de las soluciones técnicas del edificio, cobrando especial relevancia en situaciones donde el control acústico sea un requisito básico para desarrollar una actividad.

Para ver más proyectos... ISLAS ACÚSTICAS by ACUSTICA INTEGRAL