Cerramiento acústico para equipos de climatización

Situado en el distrito de Ciutat Vella, el Barrio Gótico es el núcleo más antiguo de la ciudad de Barcelona. Es en este barrio donde se ubica el Palau Moxó, edificio de estilo barroco del siglo XVIII protegido como bien de interés cultural.

El Palau Moxó ha sido reformado recientemente y reconvertido para su uso como vivienda de alto standing. El aislamiento acústico de los equipos de climatización instalados en una de las terrazas del edificio ha sido llevado a cabo por Acústica Integral.

En esta ocasión, el diseño del tratamiento acústico de las máquinas ha sido desarrollado por una ingeniería contratada directamente por la propiedad. El edificio se encuentra situado en una zona con altas restricciones acústicas, no debiendo superarse, una vez realizados los tratamientos, los 45 dBA en horario nocturno.

Teniendo en cuenta la especial situación, su singularidad y el nivel de protección del edificio, el prestigioso estudio TdB Arquitectura adaptó la solución acústica a las necesidades concretas del caso.

La solución adoptada para poder alcanzar los objetivos acústicos planteados pasó por la instalación de un cerramiento completo de las máquinas. Las paredes del cerramiento se construyeron con paneles aislantes tipo sándwich Acustimódul-80A. Para permitir el acceso al interior para mantenimiento, se han instalado puertas acústicas modelo RS5C.

Debido a las necesidades de ventilación de la instalación, se ha construido un techo virtual inclinado, compuesto por celdillas acústicas dispuestas a modo de bafles. Esto ha permitido conseguir el grado de aislamiento acústico necesario, sin penalizar la ventilación del recinto.

Mención especial merece la estructura metálica de suportación del cerramiento. Gracias a un detallado diseño y preparación en taller, no se realizaron soldaduras en obra, sino que todo se ensambló mediante el uso de uniones mecánicas. Además, se dio a toda la estructura un acabado lacado en un color coherente con la gama cromática del proyecto.

 

La aportación de aire exterior y la expulsión de aire de las máquinas se resolvió por medio de la combinación de silenciadores de celdillas tipo SNA y bafles acústicos que conforman el cerramiento inclinado del techo.

 

El acabado lacado de los silenciadores en el mismo color que la estructura hace que el conjunto se integre perfectamente en el entorno donde se encuentra.

El nivel de acabado conseguido, a pesar de las dificultades para el montaje y las limitaciones de espacio, fue excelente. El rendimiento acústico de la instalación, óptimo para alcanzar los objetivos del proyecto.

 

 

En definitiva, un claro ejemplo de soluciones acústicas que no desentonan con el entorno y cubren las necesidades acústicas exigidas por las Ordenanzas de Ruido.

Si tienes un caso singular, o parecido al que te acabamos de contar, contacta con nosotros. Te brindaremos toda nuestra experiencia para conseguir el objetivo acústico que necesitas.

Contáctanos.

Contactar con Acústica Integral